Qué no es Housers

Según informa El Confidencial en este artículo, Housers está más cerca de poder darse de alta en la CNMV y cumplir con la Ley de Crowdfunding, que entre otras obligaciones establece la exigencia de estar dada de alta en un registro oficial de plataformas de financiación participativa. Hasta la fecha la CNMV no ha dado de alta a Housers por una razón: el portal de crowdfunding inmobiliario no hace de mero intermediario entre proyectos inmobiliarios que necesitan dinero e inversores dispuestos a entrar en su capital social para prestarlo, sino que, como explica El Confidencial , Housers “participa también en las sociedades que se van creando con la compra de cada inmueble, a la vez que se reserva un contrato de gestión y mantenimiento por el que cobra un 10% de los eventuales beneficios futuros”.

La opinión sobre Housers del equipo Enfintech es que es una magnífica idea que encaja con pequeños inversores dispuestos a invertir en participaciones de sociedades de responsabilidad limitada, asumiendo el riesgo que ello conlleva. Sin embargo, hasta que su modelo encaje en la encorsetada Ley que regula el Crowdfunding, un inversor no puede estar del todo seguro invirtiendo en este tipo tan peculiar de crowdfunding inmobiliario. Esperamos que en breve Housers entre por la puerta grande de la CNMV y podamos celebrarlo Enfintech.

 El riesgo de invertir en Housers no es mínimo

Lo que Enfintech siempre criticaremos son los mensajes engañosos o tendenciosos que las fintech publiciten. En esta página dice Housers que “El riesgo es mínimo” y añaden como explicación que “En housers los proyectos son independientes, cada uno con su propia garantía y no se perjudican unos con otros. Además de forma general siempre hay un bien físico respaldando tu inversión. Te aconsejamos que leas con detenimiento y atención toda la documentación del proyecto antes de invertir.

El equipo de economistas de Enfintech opina, en cambio, que invertir en Housers es arriesgado.  No hay rentabilidad sin riesgo, primera idea que todo pequeño inversor de crowdfunding debe tener en cuenta. Si fuera cierto, que no lo es, que el riesgo de invertir en Housers fuera mínimo, la rentabilidad esperada por el inversor también lo sería. Y dice Housers que su rentabilidad neta es del 3,61%, muy por encima de las inversiones con poco riesgo, como los depósitos bancarios de menos de 100.000 euros o la deuda pública.

Además, el inversor no compra trozos de inmuebles, sino participaciones en sociedades limitadas que no gestiona. Asume el riesgo de ser propietario de un trozo de una sociedad y la falta de liquidez de este tipo de inversiones.

En definitiva, invertir en crowdfunding inmobiliario de capital es una inversión de mucho riesgo, a cambio de rentabilidades esperadas altas.