Préstamos crowdfunding para particulares

La incorporación de nuevas tecnologías en los procesos de solicitud, análisis y concesión de los préstamos personales ha sido uno de los fenómenos de mayor desarrollo en estos últimos años en el campo de la financiación. De hecho, ha sido esta expansión, con el surgimiento de nuevos prestamistas y la creación y mejora de multitud de ofertas, la causa de la creación del término “fintech”, que es una contracción de las palabras anglosajonas finance y technology y que se usa para referirse a los servicios o entidades que las utilizan para diseñar sus productos.

A dos motivos, la crisis mundial que ha sacudido al sector financiero y la expansión tecnológica, se achaca el crecimiento exponencial que el sector de las fintech está teniendo. De hecho, se habla de que, hasta un 25% de los créditos de particulares podría perder la banca en favor de estas plataformas tecnofinancieras en los próximos 5 años, lo que ha provocado una seria preocupación en la banca tradicional, que sabe que mucho ha de cambiar si quiere conservar su posición en el mercado.

El caso es que obtener un préstamo nunca fue tan fácil y rápido. Hemos pasado en tiempo récord de la obligación de tener una cierta antigüedad con la entidad, acudir a la oficina, rellenar todos los formularios, entregar un sinfín de documentación y esperar incluso varias semanas a escuchar una respuesta, a poder solicitar y obtener ese mismo préstamo sin salir de casa, en un tiempo extremadamente breve y sin apenas papeleos.

Tipos de fintech para pedir dinero

De todos modos, hay que diferenciar entre dos grandes tipos de préstamos fintech:

Los obtenidos a través de plataformas de crowdlending, que ponen en contacto a particulares y empresas que necesiten dinero con un grupo de microprestamistas que estén dispuestos a prestar dinero para la consecución de un proyecto a cambio de una remuneración. La principal característica de este tipo de préstamos es la diversificación del riesgo para el prestamista.

Los obtenidos a través de plataformas lending. Aquí son prestamistas privados online dedicados en su mayor parte al sector de los microcréditos. Ofrecen financiación casi instantánea y a medida para el prestatario. El problema es que, a cambio de esa rapidez y sencillez en la tramitación y en las condiciones de obtención del crédito, los tipos cobrados suelen ser más altos que los de la banca tradicional, rozando en algunos casos la usura.

Préstamos personales fintech vs préstamos bancarios

Pero realmente ¿en qué se diferencian los préstamos personales fintech de los tradicionales?

La diferencia básica es el uso de las nuevas tecnologías, lo que permite mejorar y ajustar a cada necesidad el préstamo solicitado. Esta aplicación de la tecnología aporta rapidez, tanto a la hora de tramitar los formularios, como a la hora de realizar los análisis. Pero esta rapidez también se deja notar a la hora del aporte de documentación: el uso del Big Data permite que podamos conseguir préstamos personales en una entidad incluso si no somos clientes. Simplemente entregando un extracto bancario de la entidad donde somos clientes o vinculando nuestra cuenta para que tengan acceso a la información de nuestros movimientos podrán evaluar si nos concederán o no los préstamos personales. Esta mecánica se traduce en mayor agilidad y facilidad, ya que la tramitación online y la respuesta casi inmediata significan una mejora indudable para el cliente. Por último, y no menos importante, otra de las ventajas fundamentales es la flexibilidad de las soluciones que aportan al cliente, que puede elegir en muchos casos, desde la cuota a pagar, hasta el plazo de devolución en apenas un par de clicks con el ratón.

Además de estas características, otro de los rasgos distintivos de este tipo de créditos es que pueden concederse a personas incluidas en ficheros de morosos, ya que los datos que analizan son pautas de consumo, historial de solvencia o movimientos bancarios del perceptor del préstamo. Esto motiva que, si bien se abre la puerta de la financiación a personas con algún problema de solvencia en su historial, no ayuda a que los tipos de interés del crédito sean precisamente bajos.

Préstamos crowdfunding para particulares: una solución tecnofinanciera para particulares y empresas que necesitan dinero, como alternativa o complemento al crédito bancario tradicional.