El espectacular crecimiento de Finanzarel le ha llevado, en poco menos de tres años de vida, a movilizar más de 5 millones de euros en 300 operaciones de anticipo de facturas y cuenta con 50 millones de euros comprometidos con inversores para financiar a empresas. Pero ¿qué tipo de fintech es Finanzarel?

¿Qué es Finanzarel?

La misión de Finanzarel, plataforma nacida a principios de 2013 como una iniciativa pionera en la desintermediación bancaria, es ofrecer nuevas soluciones de financiación a corto plazo para las pymes y los autónomos de una forma rápida, flexible y en condiciones favorables.

La plataforma, de una forma totalmente online, permite subastar facturas y pagarés pendientes de cobro, financiar contratos y órdenes de compra entre una red de inversores. Las empresas pueden ceder sus efectos comerciales a una red de inversores profesionales e institucionales, que pujan por las facturas y pagarés de las pymes, permitiéndoles anticipar sus facturas de forma transparente y ágil, sin costes ocultos y sin que compute riesgo bancario (CIRBE). Así, facilita el acceso a la financiación para empresas y autónomos. De esta forma se evita la intermediación de los bancos, pero sin perder las garantías y la seguridad en las transacciones.

Aunque las entidades tradicionales siguen teniendo una fuerte influencia en el sector, la tecnología ha conseguido una revolución sin igual. Finanzarel ha conseguido sortear los escollos de la banca y ser más eficiente, rápida y flexible. Al tratarse de una plataforma online, no necesita soportar las grandes infraestructuras físicas que tiene la banca, lo que se ha traducido en un ahorro de costes y gastos para el usuario final. Eso se ha traducido en que Finanzarel creciera un 617% durante 2015 y sea líder en anticipo de facturas y pagarés.

¿Cómo funciona Finanzarel?

Para la empresa en búsqueda de financiación, lo primero es inscribirse en la plataforma, donde se tendrán que aportar una serie de datos. El proceso es rápido y tiene la posibilidad de ser asistido por un agente en todo momento. La documentación a aportar incluye las facturas o pagarés de los que necesitamos adelantar el cobro. Una vez hecho y aprobado, en menos de 24 horas, los efectos serán subastados en la plataforma, empezándose a recibir ofertas de la comunidad de inversores. Cuando se alcanza la financiación buscada, la subasta se cierra. La operación culmina cuando la factura o el pagaré es cobrado.

Para el inversor, el proceso comienza dándose de alta igualmente en la página de la empresa como inversor, donde tendremos que aportar nuestros datos personales y económicos. La solicitud será analizada y, si cumplimos con las características para invertir, aceptarán nuestra solicitud al cabo de un máximo de 2 días. Entonces será cuando podremos transferir los fondos a Finanzarel y participar en los procesos de subasta.

Podremos invertir en diferentes anticipos de facturas y descuentos de pagarés en empresas españolas para conseguir rentabilidad desde 250 euros por proyecto con una inversión mínima de 5.000 euros. Podremos escoger entre los diferentes proyectos según su nivel de riesgo y la rentabilidad que nos pueden ofrecer. Estos préstamos son a corto plazo y todo se realiza de manera online. No tiene comisiones de apertura ni de mantenimiento, si bien nos cobrarán una comisión del 20 % sobre el beneficio obtenido en cada inversión.

Finanzarel es , por tanto, una plataforma de crowdlending para empresas que buscan financiar sus facturas y pagarés a cobrar e inversores que prestan su dinero a cambio de una rentabilidad esperada.

Ventajas e inconvenientes

La rentabilidad para el inversor varía entre el 8% y el 18% anual, siendo hasta ahora la tasa de morosidad prácticamente nula. Para el inversor no tiene cuota de apertura o cancelación ni costes ocultos. Tan solo la comisión del 20% de los beneficios obtenidos con la operación.

Para la empresa en busca de financiación, el coste de acceder a este servicio sería una cantidad a partir de 60 €, dependiendo del importe total y del plazo de tiempo. Las operaciones no consumen riesgo bancario, ya que no computan en CIRBE, es decir, posibilita a las empresas no agotar sus líneas de crédito. Además, no se piden avales ni garantías personales.

Para operar con la plataforma sólo se exige que la empresa con necesidades de financiación tenga una antigüedad mínima de 6 meses y una facturación superior a los 100.000 euros.

La plataforma tecnofinanciera que permite el anticipo de cobro de facturas y pagarés con una gran rapidez, aunque el coste suele ser alto.