Gráfica

Los robo advisors son asesores de inversión robotizados o automatizados cuyo objetivo es ofrecer sin intervención humana una cartera de inversión a los ahorradores mediante fondos de inversión y ETFs. Los cálculos o algoritmos utilizados para ello se basan en dos frentes:

El primero es el perfil del cliente obtenido por las respuestas que dan en formularios online como puede ser el test de idoneidad obligatorio por la normativa MiFID a toda empresa que ofrezca un asesoramiento en materia de inversión. En base a las respuestas, el sistema adjudicará a cada inversor el riesgo que puede asumir.

El segundo es la situación del mercado, que servirá definir los fondos de inversión concretos en los que invertirá cada uno de los clientes.

Realmente, este trabajo se lleva haciendo desde hace mucho tiempo por parte de muchas gestoras o asesoras a modo interno; de hecho, muchas publican sus carteras en función de si el inversor es más o menos arriesgado. El cambio de paradigma, se presenta al no haber interacción humana entre el inversor y la entidad. Esto tiene consecuencias, algunas positivas y otras negativas. Enfintech analizamos y comparamos las mejores propuestas de robo advisors del mercado para que elijas el que mejor representa tus objetivos de inversión.

Ventajas de los roboadvisors

1.- Costes:

Hay que entender que tener una reunión con un cliente, elaborar la documentación, enviar una propuesta, hacer un seguimiento, volverse a reunir para firmar y establecer una agenda de citas periódicas de rebalanceo de cartera supone un coste que no será asumible para un ahorrador que quiera invertir 2.000 euros (por poner un ejemplo). Sin embargo, sus 2.000 euros son tan importantes, o más, para él que lo son 20 millones para una gran fortuna.

Ahora bien, los costes se simplifican sustancialmente, si el cliente es el que rellana el formulario, el que recibe la propuesta, el que la contrata y los posibles rebalanceos le llegan automáticamente por mail o aviso en una aplicación móvil.

Los robo advisors ponen la banca privada al servicio del pequeño ahorrador. Es cierto que no les harán regalos, ni le invitarán a un café con pastas, pero los algoritmos para elaborar carteras de inversión serán muy similares o incluso mejores, dependiendo de la entidad.

2.- Agilidad:

El servicio personalizado-presencial conlleva que ante cualquier variación de la situación personal o del mercado se tenga que acordar una reunión asesor-cliente, se planteen los nuevos escenarios y se decida un cambio de cartera. Esto supone una inversión en tiempo para el cliente, y una demora en llevarse a cabo la operación. Una alerta en caso de asesoramiento o de una operación directa en caso de una gestión discrecional”lo simplifica mucho.

3.- Evitar ruidos de mercado:

Son los producidos por noticias o rumores que pueden afectar, tanto para bien como para mal, al sentimiento del inversor generando variaciones a corto plazo en los mercados.

Que los algoritmos no incorporen sentimientos puede ser una gran ventaja, especialmente para inversiones a largo plazo donde todo vuelve a la normalidad, y evitan la intervención de una mente humana asustada o eufórica sin motivo real.

Inconvenientes de los robo advisors

1.- Falta de contacto humano:

Es muy posible que unas respuestas en un test no reflejen realmente la situación económica y emocional de un cliente, ya sea porque no entienda bien las preguntas o porque no sabe expresar las respuestas, algo que en una reunión personal se puede pulir mucho más.

2.- Posibles errores en la interpretación del mercado:

La automatización de la inversión puede no adaptarse a determinados momentos de mercados. Por ejemplo, puede haber algoritmos que en épocas alcistas puedan obtener rendimientos muy positivos pero que cuando se gira y se torna en bajista provocar grandes pérdidas a los inversores.

Desde luego, los robo-advisors presentan nuevas ventajas, especialmente para pequeños inversores, con algunos inconvenientes donde una intervención humana tampoco garantizaría su eliminación.