Cuando analizamos las diferentes iniciativas fintech del sector tecnofinanciero surge una interesante cuestión: ¿un banco puede ser una fintech? Y al intentar responder a esta pregunta, casi es automático pensar en ING Direct, una entidad financiera que ya desde sus inicios en España utilizó un lenguaje y forma de hacer negocios diferente a los bancos tradicionales.

Seguir leyendo