Banco móvil Yoigo

A finales del año pasado se conocía que MásMóvil había iniciado su introducción al mundo financiero merced al acuerdo alcanzado con Cetelem con el fin de ofrecer productos y servicios financieros a sus clientes. Este acuerdo consistió en la creación de una nueva sociedad, formada en un 51% por MásMóvil y en un 49% por Banco Cetelem (financiera del grupo BNP Paribas), y que ofrecerá principalmente productos bancarios tales como financiación en la compra de terminales y demás servicios relacionados con la actividad del operador de telefonía.

MásMóvil logró con este acuerdo entrar en el mercado de los servicios financieros y bancarios, algo que lleva al menos un año estudiando. Hace meses, estuvo a punto de formar una alianza con Liberbank para desarrollar el primer banco móvil en España, si bien cuando todo el proyecto estaba ya bastante avanzado la operadora decidió dar marcha atrás ante la limitada rentabilidad a corto plazo que ofrecía el plan.

El segundo paso en la estrategia de la operadora consiste en apostar por ofrecer cada vez más servicios dentro de sus ofertas convergentes. Los servicios financieros o de banca resulta bastante atractivos para unas compañías que ya tienen los clientes y que dominan a la perfección la tecnología y las aplicaciones. Con este fin se lanzará en los próximos días, a través de la firma Yoigo (en nuevo banco Yoigo), el primero de los servicios financieros a través de su red comercial: el acceso a tarjetas de crédito con préstamos preconcedidos por parte de Cetelem. La marca utilizada para las tarjetas podría ser Yoicard, pero el nombre no está definido todavía y, en principio, se estaría hablando de un lanzamiento a través de tienda y, por ahora, limitado a experiencia piloto para calibrar la aceptación del producto.

Esta tarjeta, además de los préstamos preconcedidos, tendría otras ventajas para los clientes de Yoigo, como, por ejemplo, acceso a financiación directa para comprar nuevos terminales o descuentos especiales. De esta forma, la operadora se aseguraría de mejorar sus ingresos al conseguir que los usuarios accedan a nuevos teléfonos en condiciones ventajosas.

Todo este plan, de todos modos, queda supeditado a la consecución de la licencia definitiva, por parte del Banco de España, como establecimiento financiero de crédito, cuya sociedad conjunta formada por MásMóvil y Cetelem se llamará Xfera Consumer Finance. Algo que está por conseguirse de manera inminente. Igualmente, desde la sociedad constituida entre Cetelem y MásMóvil no se descarta, en un futuro más o menos cercano, obtener la licencia para abrir su propio negocio 100% bancario.

Bancos y telecomunicaciones

Con esta ya son tres las compañías de comunicaciones que comienzan su andadura en el mundo financiero. Orange Bank comenzó su andadura en Francia en noviembre del año pasado y se sabe que España siempre ha sido la segunda parada del trayecto, aunque la fecha de lanzamiento por ahora es desconocida. Ahora, sabemos que los franceses van a acelerar todo lo necesario para que tengamos Orange Bank en España a lo largo de este año.

Por su parte, la propia Telefónica también ha comenzado sus pruebas en el mundo financiero. A través de su filial en Alemania, y en alianza con Fidor Bank, fue creada O2 Banking, que comenzó su operativa a mediados del 2016. Esta iniciativa, que incluye avances tan novedosos como el reconocimiento facial para firmar operaciones, y la oferta de datos móviles gratuitos a cambio del uso de la tarjeta Mastercard incluida en el acuerdo. Y, aunque desde la propia Telefónica reconocen que el mercado alemán es algo complicado debido a que sus clientes son menos corporativos, más jóvenes y más sensibles a los costes que los de sus principales competidores, lo cierto es que la experiencia le está sirviendo a la compañía para la futura exportación del modelo a otros países.

La aplicación de Telefónica es, de hecho, el primer servicio de banca móvil ofrecido por una operadora de telefonía en Occidente, sin embargo, otras empresas llevan tiempo ofreciendo servicios de banca en países en desarrollo, especialmente en África. Safaricom, de Kenia, introdujo en 2007 un servicio llamado M-Pesa que en la actualidad gestiona un volumen de operaciones anuales de más de 50.000 millones de dólares.

No hay que olvidar que las compañías de telecomunicaciones tienen a su favor dos elementos muy importantes para poder introducirse en el mercado financiero: por un lado, tienen una base de clientes importante y muy estudiada a nivel de consumidor; por otro, tienen todo el componente tecnológico a su favor, tanto a nivel de call center, como a nivel de operativa online.

Daremos, en breve, la bienvenida al banco móvil Yoigo en España. Una buena noticia para la competencia del sector.