Bunq es un neobanco (es decir, banco 100% digital) fundado por Ali Niknam, con sede en Ámsterdam, que opera desde 2012 y que aterrizó en España en 2018. Bunq cuenta con licencia bancaria completa, es decir, que cuenta con las mismas garantías que cualquier banco tradicional, esto es, hasta 100.000 euros por titular y entidad.

Recientemente, este neobanco ha anunciado que a partir del día 9 de septiembre los clientes de Bunq que viven en España ya contarán con un IBAN español, lo que sin duda es un pequeño gran obstáculo que ha solucionado este banco digital, ya que ahora ya puede ofrecer a sus clientes españoles total operatividad dentro del espacio SEPA. España es el tercer país, sin contar a Holanda, que ha conseguido IBAN nacional por parte de Bunq, después de haberlo hecho en Francia y Alemania.

Que los clientes en España tengan un IBAN español se lo pone más fácil para domiciliar nómina y recibos, pero no significa que cambie el Fondo de Garantía de Depósitos que garantiza hasta 100. 000 euros por titular en Bunq: el Fondo de Garantía de Depósitos de los Países Bajos (Dutch Deposit Guarantee Scheme).

¿Qué es el IBAN y para qué sirve?

El IBAN (International Bank Account Number) es un código de 24 dígitos que sustituyó el tradicional número de cuenta. Los 2 primeros dígitos corresponden al país de origen de la cuenta, los siguientes 2 dígitos son dígitos de control, y los restantes 20 dígitos son los de la cuenta en sí. Aunque pueda parecer que el añadir estos 4 dígitos es un cambio baladí en realidad no lo es, ya que el uso del IBAN permite las operaciones de cobros y pagos entre distintos países.

El origen del IBAN es permitir que los pagos en euros se realicen en las mismas condiciones dentro de todos los países que están dentro del SEPA (zona única de pagos en euros, por sus siglas en ingles). El proyecto SEPA se lanzó en agosto de 2014 y engloba a los 28 países de la Unión Europea además de a Noruega, Mónaco, San Marino, Suiza Islandia y Liechtenstein, es decir, a 34 países en total. El objetivo del SEPA, tal y cómo hemos comentado, es facilitar los cobros, los pagos y las domiciliaciones bancarias dentro de los países miembros del mismo.

A partir de ese momento ya era posible utilizar las cuentas y tarjetas dentro del espacio SEPA, así que fue necesario homogeneizar los códigos de las cuentas bancarias de estos 34 países, y de ahí el nacimiento del IBAN, un código que ahora es obligatorio si queremos domiciliar un pago en una cuenta.

Más novedades de Bunq

Pero no sólo con la noticia del IBAN español alegra el mercado de los neobancos Bunq sino que además ha aprovechado para lanzar la campaña Update18, en la que anuncian una nueva lista de funcionalidades para facilitar las transacciones desde la aplicación móvil de Bunq. Según anuncian en su web, ahora se puede pagar, guardar y recibir dinero en 3 monedas, añadir un IBAN local con solo 1 toque y gestionar las monedas locales en el extranjero, entre otras novedades:

De esta manera, Bunq le asoma la patita a N26, el que sería su gran competidor, otro neobanco que cuenta con un gran crecimiento, licencia bancaria plena e IBAN español. Se prevé que la lucha por captar nuevos clientes bancarios por parte de estos neobancos, y no sólo de otros bancos digitales, sino también de la banca tradicional, encarnice la lucha en cuanto a facilidades y funcionalidades a través de sus respectivas aplicaciones móviles.

También es muy probable que ante el aumento de comisiones y requisitos de la banca tradicional, los neobancos, especialmente aquellos que cuentan con licencia bancaria plena, vean como se engrosan el número de clientes. No olvidemos que ya hay en la calle una pujante generación de jóvenes (y no tan jóvenes) que están totalmente volcados en el mundo online, sea en el ámbito que sea.

Algo que hace pocos años era impensable, cómo el hecho de «llevar el banco en el móvil«, se ha envuelto de una cotidianidad pasmosa. Y lo que nos queda por ver en los próximos años.