Minicréditos extra rápidos

Como ha pasado en otros países europeos anteriormente, el mercado de los créditos online está proliferando a ritmo frenético como alternativa para obtener dinero urgente sin explicaciones y cumpliendo pocos requisitos, una vía para acceder a capital, fácil y rápida. Cada vez son más las empresas de minicréditos que operan en España, algunas de ellas con crecimientos medios anuales superiores al 150%. Ya es una realidad que los créditos online plantan cara a los préstamos personales tradicionales concedidos en oficinas bancarias de manera física.

Y es gracias precisamente al auge de las tecnologías de la información a lo que se debe buena parte del gran aumento en el uso de estos productos financieros. Es precisamente este hecho el que hace que puedan ser considerados como productos “fintech”, a pesar de que su origen es muy anterior a tales tecnologías. De hecho, son tan sólo las antiguas empresas de préstamo, algunas de oscuras condiciones y mecánicas a la hora de contratar y devolver los créditos, con prácticas, a veces, que rayan la usura.

Ventajas de los minicréditos

Las ventajas que el usuario encuentra al contratar un crédito de estas características son:

  • Pocas o ninguna exigencia de garantía de pago, es decir no es necesario demostrar solvencia económica, siendo incluso posible la contratación de un crédito a pesar de estar incluido en listas de morosos, tales como Asnef.
  • Contratación online.
  • Inmediatez en la disposición del dinero. El tiempo que conlleva la contratación del crédito varía entre 10 minutos a media hora.
  • Aparente flexibilidad en la forma de devolución del préstamo.

Desventajas de los minicréditos

Las desventajas, por otro lado:

  • Elevados tipos de interés: de entre un 1.000 a 2.000% TAE, perfectamente.
  • Altas comisiones e intereses de recargo por impagos de cuotas.
  • Falta de información adecuada

Según la Ley 16/2011, de 24 de junio, de contratos de crédito al consumo, se establece una lista de las características del crédito sobre las que el prestamista, y en su caso el intermediario de crédito, ha de informar al consumidor antes de asumir éste cualquier obligación en virtud de un contrato u oferta de crédito. Esta información precontractual debería ser facilitada en un impreso normalizado.

Además, existe la obligación para los prestamistas, y en su caso a los intermediarios, a ayudar al consumidor en la decisión sobre el contrato de crédito que responde mejor a sus necesidades y situación financiera. Para el cumplimiento de dicha obligación se deberán explicar al consumidor de forma personalizada las características de los productos propuestos y advertirle de los riesgos en caso de impago o de endeudamiento excesivo, a fin de que éste pueda comprender las repercusiones del contrato de crédito en su situación económica.

De hecho, este es el problema más relevante con el que se tropiezan los usuarios: la falta de una información adecuada. Teniendo en cuenta que este tipo de créditos están pensados para ser solicitados de forma impulsiva (ya sea por una urgencia económica o por el efecto de los mensajes publicitarios de estas entidades, que favorecen el consumo impulsivo), y que muchas de las solicitudes son confirmadas en menos de 30 minutos (a veces incluso a través de un SMS desde el teléfono móvil del consumidor), no se puede considerar que se favorezca la lectura previa de dichas condiciones antes de la contratación del producto.

La información que el consumidor recibe al entrar en las páginas webs que ofrecen préstamos rápidos con escasas garantías, es incompleta y de carácter más publicitario que informativo. De este modo, es habitual encontrar una interfaz gráfica con dos barras horizontales en las que el consumidor puede ir moviendo los marcadores para seleccionar la cantidad deseada en una de ellas, y el plazo de devolución en la segunda. Lo que se echa en falta en la información facilitada al consumidor es la Tasa Anual Equivalente (TAE), que es un indicador fiable del interés que conlleva el préstamo de manera objetiva.

El hecho de que la información sobre el coste total del préstamo no esté reflejada en la información que el consumidor puede consultar previamente a la solicitud del mismo (en la mayoría de los casos), aumenta las probabilidades de impago de cuotas o demoras en dichos pagos. Esto da lugar a penalizaciones por impago que, sumado a los elevados intereses de este tipo de préstamos, pueden constituir un auténtico problema para el consumidor.

Ejemplos de minicréditos y créditos lending

Algunos ejemplos:

Vivus es una compañía de microcréditos 100% online, sin necesidad de nómina o aval. El primer minicrédito es de 300 euros para nuevos cliente y con un mínimo de 50 euros totalmente gratis. Ofrecen un máximo de 1.000 euros para siguientes mini préstamos con un plazo de un mes. La TAE para el primer préstamo es del 0%. Para los préstamos siguientes la TAE varía en función de importe y plazo y aparece indicada en los términos y condiciones de la solicitud. A modo de ejemplo, para un crédito rápido de 100€ a 30 días, los intereses serían de 30€, lo que equivale a una TAE del 2229,8%.

Importe máximo / primer crédito: 1000€ / 300€
Plazo de devolución: 30 días
Tiempo de aprobación: 15 minutos
Requisitos: Edad entre 21 y 75 años Tener una cuenta bancaria No nómina ni aval No admite ASNEF
A destacar: Si se necesita una prórroga se puede ampliar el plazo pagando los intereses pactados. También se puede amortizar el pago de manera total o parcial.

Con Creditea es posible solicitar un préstamo rápido de hasta 3000 euros. El primer préstamo es gratuito, en los siguientes varía desde un TAE mínimo de 42,41% hasta un TAE máximo de 381,28% destinado a los perfiles de mayor riesgo. Se pueden elegir los periodos de devolución y cada mes la compañía nos recordará para nuestra comodidad nuestra cuota mensual desde 61 días hasta 36 meses.  La solicitud es online y aceptan a clientes con ASNEF.

Importe máximo / primer crédito: 3.000€ / 3.000€
Plazo de devolución: 36 meses
Tiempo de aprobación: En 15 minutos
Requisitos: Tener más de 18 años Disponer del DNI o NIE Ingresos mínimos Tener un correo electrónico Disponible un teléfono
A destacar: Podemos devolver el dinero de manera anticipada sin gastos de cancelación. Se puede pedir un préstamo de hasta 3.000 euros.

Kredito24 ofrece la posibilidad de solicitar mini préstamos por un importe máximo de 750 euros tanto para los nuevos clientes como para los habituales. Además, estos microcréditos se pueden solicitar sin aval ni nómina de manera totalmente online y aceptan a clientes incluidos en ficheros de morosos como ASNEF. Para un crédito de 250 € el TAE equivalentes de 3.752,37%.

Importe máximo / primer crédito: 750€ / 750€
Plazo de devolución: 30 días
Tiempo de aprobación: 15 minutos
Requisitos: Ser mayor de edad Residente en España Ingresos mínimos Aceptan desempleados, autónomos y pensionistas
A destacar: La cantidad para el primer préstamo es elevada siendo 750 euros. Si llegada la fecha de reembolso no tenemos el dinero podemos solicitar una prórroga: 7 días 18%, 15 días 23% y 30 días 40%.

 

La idea subyacente en este tipo de operaciones no es otra que facilitar a los individuos préstamos urgentes especialmente para poder afrontar gastos inesperados. Sin embargo, el abuso de este tipo de mecanismos de financiación no suele ser recomendable en el largo plazo, ya que cuentan habitualmente con tipos de interés proporcionalmente más altos que otras modalidades de préstamo de mayor duración y cuantía. Es decir, pueden aliviar situaciones de urgencia económica imprevista pero lo hacen con altos costes.