Préstamos personales Movistar Money

Movistar Money, una teleco comienza a comercializar préstamos al consumo ¿Qué ventajas puede tener para el consumidor pedir dinero a Movistar Money en lugar de a un banco tradicional?

Veremos en este artículo cómo es posible que una empresa de telecomunicaciones conceda préstamos personales en España y las condiciones del préstamo personal Movistar Money.

No ha sido ni Google, Facebook o Amazon, la última tecnológica que ha empezado a comercializar préstamos al consumo ha sido Movistar, aunque con “truco”: la sociedad que concede los préstamos es Telefónica Consumer Finance (TCF), una sociedad mixta al 50% constituida por la propia Telefónica, pero también por Caixabank Consumer Finance, un Establecimiento Financiero de Crédito (EFC) de CaixaBank especializado en financiación al consumo.

Condiciones del préstamo Movistar Money

En un principio, esta sociedad se dedicaba a prestar la financiación de la compra de terminales móviles y ahora ha decidido dar el salto con préstamos al consumo de pequeño importe (hasta 3.000 euros) y con un público objetivo muy concreto, el de los clientes de Movistar. Todo ello tras una fase de testeo que comenzó en el año 2017 y se centró en un grupo muy concreto de clientes. Ahora, desde el del 10 de abril, Movistar Money estará disponible para todos los clientes de la operadora. En concreto su oferta se centra en préstamos Movistar Money de 1.000 euros a 3.000 euros a devolver en plazos fijos de 24, 36 y 42 meses y que, tras su aprobación, te ingresarán en cuenta en 48 horas.

Hacer scoring con tu factura móvil

Movistar Money obtiene una venta importante a la hora de evaluar y realizar estas operaciones de financiación, el tener ya datos de utilidad a la hora de poder valorar la viabilidad de operaciones de financiación de un volumen limitado como son los préstamos que actualmente va a poner en funcionamiento, y estos datos son los relacionados con tu factura y consumo móvil.

Estos datos no solo proporcionan un buen historial de pagos, en el que analizar si ha habido algún caso de mora o retraso, también se pueden inferir hacia datos de ingresos, trabajo y hasta patrimonio. Por ejemplo, por nuestro tipo de tarifa puede separar entre clientes asalariados a profesionales autónomos, si son más rentables a priori por tener una tarifa más elevada o consumir muchos más datos e incluso por las características o número de contratos que tengan en red de Internet fija evaluar la situación patrimonial.

Desde luego no son datos definitivos, pero permiten para préstamos de pequeño volumen tener mejores decisiones de concesión que otras empresas de financiación de préstamos rápidos.

El poder de los datos y como otras compañías tecnologías ofrecerán estos servicios

Esta capacidad de análisis la tienen muchas de las empresas tecnológicas con las que nos desarrollamos diariamente y nos anticipa la llegada de nuevos operadores en el corto plazo. Pensemos por ejemplo en Amazon, donde muchos consumidores realizan un volumen de compra cada vez mayor. Saber qué compran, el volumen periódico o como lo pagan ya supone una fuente de datos inestimable.

Que decir de las redes sociales, donde dejamos constantemente información sobre nuestros hábitos de vida que bien analizada permite conseguir un perfil del usuario de cara a poder ofrecer productos financieros personalizados, mucho más allá de la financiación.

¿Beneficia al cliente?

La cuestión es si el cliente gana con este tipo de nuevos servicios financieros. Hay una ventaja clara, desde luego, tener una posibilidad de financiación más.

En este sentido todo nueva empresa o servicio nos ofrece una cara positiva, la del aumento de la competencia.

En el lado contrario están los peligros de la fidelización. Un cliente de Movistar puede optar a un préstamo de Movistar Money, pero siempre que lo haga de forma inteligente, analizando sus condiciones y comparándolas con el resto. Elegir un préstamo por el mero hecho de considerarlo cómodo nos puede derivar a problemas que van desde endeudarse sin tener necesidad de hacerlo o elegir alternativas financieras peores que otras en el mercado. En este sentido aprovechemos el crecimiento de fintechs para no tener más fidelidad que la de conseguir los mejores rendimientos como clientes.