Invertir con la mayor rentabilidad del mercado

Hasta
Desde
Plazo Máximo

3.000,0€

7%

36 meses

ver detalles

3.000,0€

7%

48 meses

ver detalles

3.000,0€

22%

60 meses

ver detalles

3.000,0€

6%

60 meses

ver detalles

3.000,0€

6%

84 meses

ver detalles

3.000,0€

7%

60 meses

ver detalles

3.000,0€

4%

60 meses

ver detalles

3.000,0€

10%

84 meses

ver detalles

0,0€

0%

0 meses

ver detalles

0,0€

7%

0 meses

ver detalles

10.000,0€

0%

0 meses

ver detalles

10.000,0€

0%

0 meses

ver detalles

10.000,0€

0%

0 meses

ver detalles

10.000,0€

0%

0 meses

ver detalles

10.000,0€

0%

0 meses

ver detalles

10.000,0€

0%

0 meses

ver detalles

3.000,0€

0%

0 meses

ver detalles

3.000,0€

0%

0 meses

ver detalles

3.000,0€

0%

0 meses

ver detalles

3.000,0€

0%

0 meses

ver detalles

0,0€

0%

0 meses

ver detalles

0,0€

0%

0 meses

ver detalles

0,0€

0%

0 meses

ver detalles

0,0€

0%

0 meses

ver detalles

0,0€

0%

0 meses

ver detalles

0,0€

0%

0 meses

ver detalles

0,0€

0%

0 meses

ver detalles





Invierte tu dinero y consigue una buena rentabilidad según el riesgo que estés dispuesto a asumir con las alternativas de inversión fintech:


Crowlending para inversores particulares: rentabiliza tu dinero prestándolo junto a otros muchos inversores, diversificando el riesgo, a proyectos empresariales o personales. Da préstamos colectivos como si fueras un banco.

Crowdfunding de capital o proyectos empresariales para inversores particulares: invierte tu dinero comprando acciones o participaciones de empresas con alto potencial. Invierte como los empresarios de éxito arriesgando una pequeña cantidad de dinero y diversificando al máximo.

Invertir no solo es ganar dinero: hay otras formas de invertir para los particulares, a cambio de una recompensa no monetaria (crowdfunding de recompensas) o del placer que da ayudar a los demás (crowdfunding solidario o de donaciones).


Invertir tu dinero de forma adecuada es una de las decisiones financieras más importantes, pero no de las más sencillas. La razón, es que, para lograr el objetivo de ganar más, tener la máxima rentabilidad, hay que tener en cuenta una serie de características que muchas veces se contraponen:


Riesgo: Quizá la variable más importante. Cuanto más arriesgada sea una inversión, más posibilidades de obtener una rentabilidad mayor, pero también de tener pérdidas. En el lado contrario, en las inversiones menos arriesgadas podemos asegurar nuestra inversión, el capital, pero a cambio de una rentabilidad baja o incluso negativa.

Plazo: Como regla general a mayor plazo se puede conseguir una rentabilidad superior, pero a cambio se inmoviliza el dinero durante más tiempo y retirarlo puede suponer pérdidas o tener que pagar comisiones de cancelación anticipada. Incluso hay inversiones sin plazo, cuya liquidez depende de que se pueda vender el activo o deshacer nuestra posición en un mercado secundario.

Cuantía: Muchas veces hay límites de inversión para acceder a ciertas inversiones. Por ejemplo, fondos de inversión que obligan a un desembolso importante para poder contratarlos. Pero también, hay productos que discriminan o varían la rentabilidad según la cantidad. Por ejemplo, en depósitos a plazo fijo de bancos tradicionales, con mayor interés cuanto más importante sea la cantidad que se invierte.

La combinación de estos puntos se concreta en formas de invertir y productos financieros, clásicos, muchas veces rígidos y que no se adecúan a las necesidades y objetivos del ahorrador hoy en día.



Las posibilidades de la inversión fintech

Frente al ahorro o inversión tradicional, las empresas fintech ofrecen alternativas para invertir tu dinero de forma más flexible, mejorar la rentabilidad y conseguir tus propósitos:


Responsabilidad, transparencia y conocimiento: Las inversiones fintech no son opacas o de destino desconocido o generalista. Muchas de estas van dirigidas a captar el dinero necesario para luego poder realizar operaciones de préstamo. De hecho, en muchos casos eres partícipe de los proyectos, sabes en qué consisten y su evolución.

Análisis minucioso del riesgo: Se relaciona rentabilidad y riesgo de forma clara, para que pueda elegir la inversión o la cesta de inversiones que desee. Este análisis ayuda a poder diversificar y controlar mejor el destino de nuestro dinero.

Mayores rentabilidades: Frente al ahorro tradicional, las inversiones fintech permiten conseguir ingresos superiores que muchos de los productos tradicionales como depósitos o cuentas remuneradas.

Importes mínimos: Todo ello sin necesitar grandes inversiones; buena parte de las formas en las que puedes invertir tu dinero en inversiones fintech requieren de mínimos bajos con los que puedes acceder a las mismas rentabilidades que un gran inversor.

Flexibilidad en las aportaciones: No es necesario que deposites todo tu dinero en un desembolso inicial, puedes ir realizando aportaciones periódicas cuando quieras, lo que le convierte en una forma perfecta para rentabilizar nuevos ingresos o puntas de tesorería.

Sin tener que cambiar de Banco: Todo ello sin tener que mover tu dinero a otra entidad, desde tu entidad de siempre. Canalizar los pagos y los cobros en una inversión fintech es muy sencillo.

Enfintech mostramos, analizamos y comparamos las formas de inversión tecnofinanciera más rentables e innovadoras al alcance de los particulares, para que puedas sacar el máximo partido a tu dinero.