Presta tu Dinero como si fueras un banco

Hasta
Desde
Plazo Máximo

0,0€

0%

0 meses

ver detalles

0,0€

7%

0 meses

ver detalles

3.000,0€

4%

60 meses

ver detalles

3.000,0€

10%

84 meses

ver detalles

3.000,0€

6%

60 meses

ver detalles

3.000,0€

6%

84 meses

ver detalles

3.000,0€

7%

60 meses

ver detalles

3.000,0€

22%

60 meses

ver detalles

3.000,0€

7%

36 meses

ver detalles

3.000,0€

7%

48 meses

ver detalles





Ser un banco en España no es sencillo. No sólo hay que cumplir una larga cantidad de requisitos administrativos, sino que, en lo económico, para comenzar su actividad hay que depositar 18 millones de euros en efectivo. Algo que aleja la posibilidad de beneficiarse de la rentabilidad de ser un banco a los particulares, especialmente de su negocio más típico, prestar dinero a empresas y familias. Hasta ahora. Gracias a las empresas fintech, podrás prestar como si fuera un banco.


Cómo analizan los préstamos los bancos

En primer lugar, es importante que conozcas en qué se basan los bancos para prestar dinero a particulares y empresas:


Historial bancario, estudiando tanto los pagos que realiza el solicitante de crédito, como sus ingresos. Este se basa en primer lugar en los movimientos que tenga el cliente en la propia entidad crediticia. Por eso, suele ser más complicado pedir un préstamo cuando eres nuevo cliente que cuando llevas muchos años en una entidad financiera.

Resumen de ingresos: La forma más normal de conocerlos es presentando la declaración de la renta (IRPF). Esto puede generar un problema a la hora de analizar estos ingresos ya que esta declaración puede tener un desfase muy importante en el tiempo. Por ejemplo, una solicitud en los primeros meses de 2018 se basará en la declaración de la renta del año 2016. En el caso del trabajador autónomo, los datos fiscales están más actualizados, ya que pueden comprobarse en las declaraciones trimestrales de impuestos como las declaraciones de IVA o los pagos a cuenta del IRPF.

Estado de deudas: Tu estado de endeudamiento es público. Tanto si eres avalista como si tienes deudas con alguna entidad financiera, estás registrado en la Central de Riesgos del Banco de España (CIRBE).

Garantías: Si los ingresos no son suficientes pueden solicitar garantías como propiedades que habrá que justificar con notas registrales o escrituras. La entidad de crédito analizará si estas tienen alguna deuda o cargas. También se tendrán en cuenta otros bienes o incluso la posibilidad de tener un avalista.

Finalidad: Sólo en algunos casos se pide que se justifique el objeto final del préstamo, especialmente si conlleva algunas condiciones distintas. Pero incluso en estos casos la documentación a aportar como presupuestos o facturas proforma, no es muy extensa.

Todos estos datos dan a lugar al score crediticio, que evalúa la viabilidad del crédito a través de una puntación que determina si el préstamo se aprobará o no, una forma de valorar los préstamos que difiere a cómo lo realiza una Fintech.



En qué se diferencian las fintech y cómo puedes prestar como si fueras un banco

Frente a este rígido sistema, a través de una fintech no sólo podrás prestar como si fueras un banco también te beneficiarás de una forma distinta de considerar los proyectos. Por supuesto, se tienen en cuenta las variables mencionadas: ingresos, endeudamiento, garantías…. Pero se hace de forma distinta.


La importancia del destino del proyecto: La naturaleza y la propia especialización de las fintech llevan a que este punto que o no se tiene en cuenta en los préstamos tradicionales ahora ocupe un punto relevante. Todo esto es lo que ha llevado a que, por ejemplos, muchos proyectos de emprendedores y startups prefieran las plataformas fintech.

Análisis personalizado del riesgo: El inversor en fintech no hace falta que tenga extensos conocimientos de conceptos financieros y contables. Es la plataforma la que analiza y valora el riesgo del inversor de forma que tenga claro conocimiento en dónde invierte y poder diversificar entre distintos fines o proyectos.

Bajas inversiones mínimas: Con el conocimiento de dónde se invierte y la evaluación, ya podemos invertir como si fuéramos un banco, pero con una gran diferencia, la accesibilidad de poder realizarlo con cantidades pequeñas.

Modelo de inversión flexible: No sólo podemos invertir con pequeñas cantidades, también lo hacemos de forma flexible, realizando aportaciones cuando lo deseemos, no es necesario que depositemos todo nuestro dinero al principio.

Control de resultados: Y, por supuesto, con pleno conocimiento del resultado financiero, de los cobros, de la rentabilidad global de nuestra inversión…. Todo al servicio del inversor.

Enfintech podrás ver y comparar las mejores opciones de inversión para particulares, para que sin ser un banco, puedas prestar dinero como si lo fueras.