Ley crowdfunding

La Ley Crowdfunding es una forma de referirse a Ley 5/2015, de 27 de abril, de fomento de la financiación empresarial. Esta norma regula el crowdfunding de préstamo (crowdlending) y el crowdfunding de capital o proyectos. No regula, por tanto los demás tipos de crowdfunding: el de recompensas y el de donaciones.

Por otro lado, la Ley 5/2015 no regula todos los aspectos del crowdfunding de préstamo y de capitales, sino solo lo relacionado con las plataformas de financiación participativa que ponen en contacto prestamistas con los prestatarios y los inversores con los promotores.

Como nos explica el notario Francisco Rosales, hay tres relaciones contractuales diferentes reguladas por sendas normativas:

Leyes que regulan la relación crowdfunding entre inversores y promotores

Inversores, prestamistas, donantes o mecenas se relacionan con los emprendedores, prestatarios, ONGs o creadores mediante aportaciones de capital, contratos de préstamo, donaciones y permutas.

Hay que cumplir con el Código Civil, el Código de Comercio, y la Ley de Sociedades de Capital, entre otras normas aplicables.

 Relación con la plataforma de crowdfunding

Los inversores, prestamistas, mecenas y donantes se relacionan con una plataforma de crowdfunding que, a su vez, contrata con los empresarios, prestatarios, creadores y entidades sin ánimo de lucro. Todas estas relaciones jurídicas tiene su normativa aplicable, que relaciona el notario Francisco Rosales.

Entre otras, la Ley 2/2009 de de 31 de marzo, por la que se regula la contratación con los consumidores de préstamos o créditos hipotecarios y de servicios de intermediación para la celebración de contratos de préstamo o crédito; la Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico; el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias o la Ley 7/1998, de 13 de abril, sobre condiciones generales de la contratación.

Ley crowdfunding

Lo que se conoce como “Ley crowdfunding” en España, como ya hemos mencionado, es la Ley 5/2015, que entre otras realidades regula en su Título V el régimen jurídico de las plataformas de financiación participativa (plataformas de crowdfunding de financiación colaborativa, en forma de capital o préstamo).

La ley crowdfunding obliga a las plataformas de crowdfunding a constituirse como sociedades con unos requisitos de capital determinado y con el añadido a su denominación social de plataforma de financiación participativa (abreviatura PFP). La CNMV supervisa estas empresas, que tienen la obligación de estar dadas de alta en un registro público.

El Banco de España solo colabora y coopera con la CNMV si lo precisa, pero no supervisa las plataformas de crowdlending, lo que supone, entre otras cosas, que estos préstamos no figuran el CIRBE. Dejar fuera al Banco de España, como también ha pasado con los prestamistas e intermediarios hipotecarios (Ley 2/2009), en actividades de crédito entre empresas y particulares, es un error que pueden acabar pagando caro los consumidores y empresarios.

Inversores no acreditados

Los pequeños inversores que buscan dejar prestado dinero o comprar participaciones de sociedades mediante crowdfunding, tienen limitaciones a la inversión en plataformas de financiación colectiva que pretenden protegerle. Estos inversores no acreditados tienen los siguientes límites a la hora de invertir en crowdfunding:

  1. No pueden invertir más de 3.000 euros en el mismo proyecto publicado por una misma plataforma de financiación participativa.
  2. No pueden invertir más de 10.000 euros en un periodo de doce meses, en proyectos publicados por una misma plataforma de financiación participativa.

Por tanto, un inversor pequeño ni puede invertir o prestar más de 3.000 euros a un mismo proyecto o prestatario, ni en total puede invertir más de 10.000 euros en crowdfunding. Límites arbitrarios que más que proteger al inversor, limita sus posibilidades.

La Ley Crowdfunding solo regula la financiación colectiva de préstamo y capital, siendo los demás tipos y relaciones reguladas por otras normas. Si bien al menos hay una Ley específica, tiene muchos fallos que desde Enfintech consideramos se tienen que mejorar si queremos conseguir un mercado de financiación colectiva en España moderno y eficiente.