Pedir dinero a una fintech en lugar de un banco ya es posible, solicitando un préstamo crowdlending, modalidad de financiación colectiva o crowdfunding que permite a un particular o empresa conseguir un préstamo de multitud de inversores-prestamistas. Las empresas de crowdlending se encargan de seleccionar o valorar los diferentes solicitantes de préstamo, para después gestionar la parte jurídica y operativa del contrato financiero alternativo a la banca tradicional.

Conocer el tipo de financiación

Un préstamo es un contrato mediante el cual un individuo, empresa u organización solicita dinero, que se compromete a devolver en un plazo determinado, junto a los intereses remuneratorios y comisiones pactadas. Además, se suele acordar una penalización en caso de impago, los intereses de demora, y algunas comisiones ante eventuales situaciones, como la cancelación anticipada de la deuda. Por muy innovador que sea un préstamo crowdlending, no deja de ser un contrato que hay que conocer, entender y cumplir, evitando situaciones futuras de sobreendeudamiento previsibles y esquivando determinadas cláusulas abusivas o ilegales (como podrían ser intereses tan altos que incumplen la Ley Azcárate o contra la usura).

Enfintech recomendamos siempre acudir a una asociación de consumidores, a un asesor financiero, abogado o economistas experto en financiación, para que estudie el contrato crowdlending que se nos propone, nos explique sus características y alerte de posibles pactos abusivos o lesivos para nuestros intereses. Pedir dinero, sí, pero solo si conviene y las condiciones son adecuadas a nuestras necesidades y capacidad económica.

Para estar seguro de que pedimos dinero mediante una fintech legal, hay que comprobar que esté debidamente dada de alta como plataforma de financiación participativa en la Comisión Nacional del Mercado de Valores, que se puede consultar aquí.

Crowdlending para particulares

Si eres un particular, familia o autónomo, hay empresas de crowdlending que te permiten acceder a un préstamo para reformar tu casa, mejorar tu local comercial o adquirir un coche.

Una empresa dada de alta en la CNMV recientemente, EASY FINANCING CLUB, PFP, S.L., gestiona este tipo de crowdlending entre particulares en su web Excelend.com; para un préstamo de 3.000 euros a devolver en 24 meses, si la plataforma ha calificado al prestatario como rating AA, se paga un tipo de interés nominal del 4,08%, una comisión de gestión a Excelend del 1% y una comisión de apertura que va del 0 al 3% según calificación del solicitante de dinero. Un coste financiero del 5,20% TAE, más barato que un préstamo bancario normal. En cuanto a la comisión por reembolso anticipado, sería del 1% (vencimiento de más de un año). Por cada recibo mensual domiciliado pagamos 0,5 euros. Se cargan 30 euros si no pagamos al día la mensualidad y una penalización por incumplimiento de obligaciones del 9%, cláusula que debemos estudiar con atención ya que no existe en un préstamo bancario normal.

Socilen es otra plataforma para préstamos entre particulares que publicita tipos de interés menores al 4% TAE para los clientes más solventes. De esta empresa es el vídeo que inicia el artículo.

Crowdlending para empresas

Si gestionas una empresa y buscas financiación, cada vez hay más alternativas a los bancos de siempre. Así por ejemplo MytripleA gestiona préstamos colectivos para empresas y autónomos y emprendedores. Se puede pedir dinero a partir de 3.000 euros. Un proyecto de financiación de maquinaria que actualmente está en marcha, por un importe de 75.000 euros a devolver en 12 meses, supone un tipo de interés medio del 8,24%. Condiciones competitivas según el tipo de empresa y finalidad.

Préstamos crowdlending: una buena alternativa a los bancos.