Mucho se habla y hablará de las nuevas empresas de tecnofinanzas o fintech, proyectos que compiten o colaboran con la banca tradicional. Y algunas, también, crean nuevos servicios y productos financieros.

Fintech surge de combinar las finanzas (finance) y las nuevas tecnologías (technology) para ofrecer a los consumidores los mismos productos y servicios bancarios con aplicaciones innovadoras y adaptadas a sus necesidades, o bien innovar en la forma de relación entre las finanzas y los clientes.

¿Bancos o fintechs?

En realidad, una entidad financiera podría ser calificada de banco fintech si además de aprovechar la tecnología y datos para ofrecer su producto de una forma nueva y personalizada, revolucionara sus mecanismos internos de funcionamiento. Una empresa del sector tecnofinanciero debe poner al cliente delante y, después, diseñar y recomendar productos adaptados a sus necesidades. Si hacen lo contrario, colocar productos de forma masiva independientemente de sus clientes, no las consideraríamos fintech, sino empresas privadas que usan la tecnología para hacer las cosas igual de mal que los bancos tradicionales.

Definición de fintech

Por tanto, podríamos definir las empresas fintech como compañías de base tecnológica que ofrecen productos y servicios financieros, o plataformas que facilitan la relación entre usuarios y “sus” finanzas, con incentivos que priman las necesidades de los clientes a los productos que ofrecen. En realidad, son nuevos bancos tecnológicos que actúan como entidades financieras responsables y útiles para la sociedad y su economía. La tecnología debe democratizar las finanzas y reducir sus costes en beneficio de los clientes. En caso contrario, más que fintech son iniciativas bancarias que usan tecnología para hacer lo mismo que antes con una tecnología más primitiva.

Al ser un sector nuevo, su definición está viva, es decir, se va configurando en función de los operadores que aparecen y lo que ofrecen. Así podemos definir las fintech en función de lo que hacen:

Comparadores

La comparativa y análisis de los diferentes productos que la banca, aseguradores y gestoras de planes y fondos de inversión actualmente están incluidas en este sector. La competencia entre comparadores que se centran solo en determinados productos de bancos, los que comparan solo seguros o los que se centran en fondos o planes de pensiones previsiblemente se recrudecerá y quedarán unos pocos comparadores globales de finanzas y otros pequeños de nicho.

Fintech que prestan dinero

También aparecen empresas que de una forma indirecta (por ejemplo, el crowdlending) o directamente, sean prestamistas tecnológicos de préstamos personales o créditos a empresas, sean nuevos operadores que presten dinero con garantía hipotecaria (el crowdlending o lending hipotecario), dejan dinero a los agentes necesitados de financiación. Sus alter ego son estas mismas empresas u otras fintech que permiten rentabilizar el dinero de los inversores que están dispuestos a asumir riesgos. Así un colectivo grande de pequeños inversores puede adquirir y gestionar un inmueble, mediante formas societarias, con empresas de crowdlending inmobiliario. O bien prestar su dinero en grupo a proyectos innovadores, nuevas empresas, compañías en funcionamiento o incluso hogares, diversificando el riesgo y cobrando como mini-prestamistas.

Servicios fintech a empresas y particulares

Otras fintech proporcionan servicios que pueden usar tanto bancos como otras empresas o particulares, o bien generan nuevos servicios. Compañías de análisis de datos o big data que permitan aprobar una hipoteca rastreando (legalmente) todos los datos que proporcionamos en Internet, reconocimiento de voz, facial o mediante blockchain para firmar contratos sin necesidad de desplazarnos y desde un móvil u otro dispositivo del hogar, complejos programas informáticos inteligentes que invierten nuestro dinero en los mercados financieros a bajo coste y de forma automática (los roboadvisors) y aplicaciones que aún ni somos capaces de imaginar.

Las fintech serán una respuesta tecnológica a las disfunciones de la banca o no serán.

Enfintech apostamos por esta nueva forma de relación entre los usuarios y sus productos financieros.