Foto de edificios

Housers es el portal de crowdfunding inmobiliario más conocido en España en estos momentos. Un pequeño ahorrador puede invertir a partir de 50 euros en los proyectos inmobiliarios que gestiona la plataforma de equity crowdfunding inmobiliario, esperando generar rentabilidad por la gestión de los alquileres del inmueble y por su posterior venta, si se produce. A un particular no especialista en inversiones fintech lo primero que le importa es la seguridad de Housers. Para valorar la solvencia de la tecnoempresa, lo primero que debe recabar en Internet es la opinión sobre Housers de profesionales financieros y de sus inversores particulares.

Opinión profesional sobre Housers

Enfintech hemos solicitado la opinión de economistas y abogados expertos en productos financieros y en el sector tecnofinanciero para que nos digan qué opinan de la inversión que nos ofrece Housers.

 Mecanismo de inversión

Para invertir dinero en una fintech, al igual que en un banco o empresa de finanzas, hay que entender la naturaleza de la inversión. La primera crítica que podemos señalar es la dificultad de encontrar cómo funciona realmente la inversión crowdfunding con Housers. Pese a que a un usuario no experto le parecería que sus 50 euros o más van a parar a comprar una casa junto a otros, lo que pasa es que se compran participaciones en una sociedad limitada, como explican aquí. Literalmente:

Se constituye una sociedad (SL) a la que se da entrada a los distintos inversores de manera proporcional al capital aportado a través de una ampliación de capital, siendo esta sociedad la que adquiere el inmueble.

Housers aún está pendiente de alta de la CNMV como plataforma de financiación participativa. El Confidencial en este artículo explica las razones de que la autorización de la CNMV de Housers se está retrasando. Housers debe adaptar su operativa para actuar como una mera plataforma tecnológica, sin “intervenir para nada en la gestión, administración y control de las sociedades inversoras de los activos inmobiliarios”. Sin embargo, si no gestiona Housers el alquiler de los inmuebles, el pequeño inversor debe conocer perfectamente qué gestor tendrá la SL en la que invierte y su política de gestión, para poder valorar su capacidad de rentabilizar el inmueble.

Por tanto, cuando invertimos en Housers 50 euros, no compramos 50 euros de un inmueble, sino que la inversión es indirecta, comprando 50 euros de un trozo de una sociedad limitada que ha comprado el inmueble.

Seguridad de la inversión en Housers

En su vídeo explicativo sobre la inversión en Housers dicen que “la inversión más rentable y segura es el mercado inmobiliario“. Los expertos consultados tienen una opinión muy diferente: el mercado inmobiliario no es seguro, si por seguridad analizamos la volatilidad de sus precios, que se mide por la desviación típica de sus rentabilidades a lo largo del tiempo (hasta qué punto varían los precios de los inmuebles a lo largo del tiempo, es decir, el grado de ganancias y pérdidas potenciales). En cuanto a la rentabilidad, invertir en inmuebles supone arrisgar nuestro capital, pudiendo ganar dinero,sí, pero también perderlo. Los expertos consultados por Enfintech no están de acuerdo con la opinión de Housers de que invertir en inmuebles es “la inversión más rentable“.

Además existe el riesgo de ser pequeños propietarios de una sociedad limitada, sin capacidad de decidir. Los administradores de la sociedad podrían gestionar mal la empresa y acabar en un concurso de acreedores. El bien inmueble se liquidaría, siendo los bancos los primeros en cobrar si se hubiera hipotecado.

Rentabilidad  de la inversión

Comparar la rentabilidad de las acciones con la rentabilidad de los inmuebles no es tarea sencilla, ya que son dos tipos de activos cuyo análisis comparativo no se puede hacer solo en base a sus rentabilidades históricas. En este enlace podemos leer un interesante artículo de BME sobre “Bolsa vs sector inmobiliario” que explica la dificultad de comparar la inversión en acciones respecto a la inversión en inmuebles. Por otro lado, expertos como Juan B. Serrano en este artículo de Finanzas.com, explican que si tomamos como ejemplo el índice de Bolsa Dow Jones (acciones de las empresas industriales americanas más grandes), su revalorización real en los últimos cien años, incluidos dividendos y descontada la inflación, es del 6,08% (a fecha del artículo, en enero de 2014). Eso implica que para que una vivienda alquilada hubiese sido tan rentable como la bolsa en los últimos cien años, deberíamos haber obtenido una rentabilidad anual por el alquiler igual a ese 6,08% después de pagar los gastos de mantenimiento. Y eso es muy difícil de conseguir con la vivienda, señala el experto.

La opinión de la rentabilidad que anuncia Housers, que se puede analizar aquí, supone que la media de rentabilidad de los proyectos publicados en Housers es de 7,13%, lo que la haría más atractiva que invertir en acciones, pero: ni tiene liquidez, como las acciones, ni Housers lleva los años necesarios para poder confirmar que es su verdadera rentabilidad a largo plazo.

Cómo recuperar el capital invertido

Una desventaja clara de Housers es que sus inversores no pueden recuperar su dinero en cualquier momento, ya que para ello han de vender a otra persona o empresa las participaciones compradas. Nada tiene que ver con la liquidez de una acción o un fondo, que tiene precio a tiempo real o al finalizar el día. Solo si Housers se comprometiera a comprar participaciones y se fijaran los precios de una forma objetiva, podríamos decir que la inversión tiene una liquidez atractiva.

Conclusiones

En definitiva, la opinión de algunos expertos consultado sobre Housers es que es una forma de invertir innovadora, que para pequeñas sumas de dinero de clientes que han sabido diversificar con otras inversiones puede tener sentido, si nos gusta el sector inmobiliario como inversión. Sin embargo, no pensemos que los 50 euros o más que ponemos en Housers nos hacen propietarios de 50 euros del precio del inmueble, nos hacen propietarios de 50 euros de participaciones en una sociedad anónima que compra y gestiona inmuebles, que no es lo mismo.

Invertir en el capital de una sociedad que gestiona inmuebles es invertir en empresas, un tipo de inversión con riesgo.  Valoremos si el riesgo que asumimos se ajusta a nuestro perfil inversor y estamos dispuestos a soportarlo a cambio de una determinada rentabilidad esperada. Teniendo en cuenta que no invertimos en un vehículo inmobiliario líquido, como podría ser una Socimi, sino en participaciones de una sociedad que compra y gestiona inmuebles.

Esperemos a que la CNMV de de alta Housers como plataforma de financiación participativa para poder dar una opinión aún más ajustada a la realidad de esta iniciativa pionera en crowdfunding inmobiliario.