Si continuas navegando confirmas que estás de acuerdo con el uso de cookies con fines técnicos, analíticos y de marketing. | OK | Más información

Pedir un préstamo

La clave de la concesión de un préstamo está en muchas ocasiones en el momento de pedir el mismo. Presentar adecuadamente por qué necesitas financiación es, junto a las garantías de devolución de pago, un aspecto clave. El problema está en que muchas veces no se tiene en cuenta este primer paso y por esto, se acaba denegando la solicitud de crédito.

Enfintech no sólo mostramos las mejores ofertas de préstamos lending y préstamos crowdfunding o crowdlending, también los mejores consejos para conseguir ese préstamo con el que cumplas tus sueños y metas.


  • Excelend

    Invierte tu dinero a partir de 50 euros en crowdfunding de préstamo o crowdlending. Excelend selecciona y clasifica según su solvencia a prestatarios que están dispuestos a pagar intereses a cambi...
    Invertir en préstamos crowdlending a particulares.
    Solicitar
  • Socilen

    Plataforma de crowdfunding de préstamo para particulares y empresas que te ofrece una alternativa al crédito bancario y no consume riesgo bancario, al no computar en la CIRBE....
    Préstamos crowdlending para particulares y empresas.
    Solicitar
  • Creditea

    Plataforma de lending a particulares (préstamos y créditos fintech privados a personas físicas) que te ofrece una alternativa muy rápida al crédito bancario para gastos puntuales que no pueden es...
    Préstamos lending para particulares.
    Solicitar
  • Monedo

    Plataforma de lending (préstamo privado a personas físicas) que te ofrece una alternativa al crédito bancario. A diferencia de los préstamos personales de los bancos y entidades de crédito, Moned...
    Préstamos lending para particulares.
    Solicitar

Consejos para pedir un préstamo fintech:

  • 1. Pide el dinero necesario: puede ser muy tentador pedir dinero de más, pero ten en cuenta que no es un regalo, todo lo que solicitas tendrás que devolverlo con unos intereses y que, a más cantidad, también las comisiones de apertura y/o estudio serán más elevadas.

    Pero no sólo eso. Pedir más dinero puede llevar a que se deniegue la solicitud del préstamo por diferentes motivos:

    El primero, que si la cantidad que solicitas está por encima del servicio o producto que quieres financiar, la solicitud puede ser rechazada de primeras. Esto se ve claro cuando, por ejemplo, quieres un préstamo para un producto o servicio de precio conocido, como un coche. Pero también cada vez más ocurre en otros de precio variable como reformas de vivienda, en el que se analiza ya minuciosamente sus costes para ver la viabilidad o no de la operación.

    El segundo, que a más cantidad mayor es la cuota y esta puede sobrepasar tu capacidad de pago, es decir, el porcentaje que estima la entidad financiera que puedes dedicar a devolver un préstamo, y denegar la solicitud. La segunda, que

    2. Justifica el destino del dinero: Por todo lo anterior, es necesario justificar adecuadamente en qué vas a destinar el dinero prestado. La forma más sencilla es hacerlo a través de un presupuesto o una factura proforma, es decir un documento que detalla cómo será la factura definitiva cuando hayas comprado el bien o servicio.

    Esto es sencillo e indispensable, pero también lo es que no nos conformemos con presentar el documento sin más, también porque tenemos la necesidad de incurrir en ese gasto y la elección del proveedor.

    3. Analiza su coste: Antes de presupuesto o factura proforma tienes que optar por el proveedor que va a suministrarte el producto o prestarte el servicio y el proceso no debe ser nunca automático.
    Compara siempre antes las ventajas e inconvenientes de diferentes proveedores, fijándote principalmente (pero no de forma exclusiva), en el coste. El dinero que vayas a pedir prestado será clave en la concesión, por esto, si finalmente no vas a optar por la oferta más adecuada si debes especificar las razones que te llevan a esta elección (mejor servicio, garantías, etc.).

    4. Cuidado con los gastos y garantías extras: no sólo hay que fijarse en el dinero que necesitemos también en los gastos añadidos que podemos encontrarnos a la hora de pedir un préstamo. Entre estos están principalmente los seguros (vida y/o amortización de préstamo) pero también otro indirecto, como que pidan garantías adicionales en forma de aval. Buena noticia: los préstamos fintech no obligan a contratar seguros ni exigen avalistas, en principio.

    5. Ajusta el plazo a lo que realmente puedas pagar: además del coste tienes que tener muy en cuenta el plazo. Para esto, debes buscar un equilibrio entre hacerlo en el menor plazo posible, para abonar menos intereses, pero también que la cuota a pagar sea lo suficientemente cómoda para que no tengas problemas ni retrasos que sí suponen un gasto importante.


    Con todos estos puntos como base, las ventajas de los créditos crowdlending son más que claras. La transparencia de los préstamos crowdfunding o crowdlending le confieren un punto esencial a la hora de optar por este tipo de financiación, entre sus claras ventajas a la hora de pedir un préstamo están:


    • Forma de presentar la oferta clara y concisa: Las plataformas de préstamos crowdfunding o crowdlending nos permiten que de forma completamente online expliquemos nuestro proyecto y aportemos la documentación necesaria que justifique la viabilidad de la financiación.


    • Sin costes ocultos: Son préstamos transparentes, sin costes ocultos que aparecen a última hora cuando hay que firmarlo, conocerás lo que vas a pagar de principio a fin de la operación y así podrás tomar la decisión que más te convenga.


    Flexibles: Podrás ajustar tu oferta fácilmente y de forma ágil y rápida en cualquier momento del proceso de petición y así, ajustar cantidades a pedir o plazos para que tu operación sea viable.