Poco se aporta de nuevo en esta plataforma que analiza y compara empresas fintech hablando de empresas tecnofinancieras y de su potencial, así que muchos usuarios pueden pensar cómo sacar réditos a este “nuevo mundo” sin arriesgar demasiado.

Los fondos de inversión son una forma diversificada, líquida, fiscalmente óptima, transparente y delegada en profesionales; por lo tanto son una herramienta muy válida para pequeños inversores. Como profesional de los mercados financieros, os daré mi opinión sobre el Robeco Global FinTech Equities: un fondo de inversión que busca las mejores empresas fintech en las que invertir.

¿En qué invierte el fondo Robeco Global Fintech Equities?

Según explican sus gestores, los holandeses (al igual que la gestora), Patrick Lemmens y Jeroen van Oerle el Robeco Global FinTech Equities invierte en empresas de todo el mundo que puedan ofrecer valor en un entorno de digitalización del sector financiero.

Buscan obtener rentabilidades a largo plazo en base a tres tipos de empresas. Las etiquetan como (i) “ganadoras”, las ya establecidas y que aportan un valor añadido, (ii) “aspirantes”, compañías más jóvenes con potencial para ser una ganadora y (iii) “facilitadores” que serían las que ayudan a estas empresas para desarrollar su actividad.

A día 31 de agosto el mayor peso residía en el sector de Servicios de Tecnología de la Información (36,70% del fondo), Mercado de Capitales (20,90%) y  Software y Servicios de Internet (20,70%). De forma más residual encontramos empresas de Servicios Financieros Personales, Servicios Profesionales, Seguros, Servicios Financieros Diversificados, Internet y Direct Marketing, Bancos Comerciales y Ahorro y Financiación de Hipotecas.

En cuanto a número de empresas en la que invierte hay mucha diversificación, de hecho las 10 mayores inversiones del fondo pesan menos del 25% del mismo, y las dos que más porcentaje tiene: la de Software especializado en empresas de inversión y finanzas SS & C Technologies Holding y la de Servicios de Internet, especializada en almacenamiento en la cloud Akamai Data Systems suponen poco más del 3% cada una (3,06 y 3,03% respectivamente).

Seguramente las empresas  que componen el fondo son poco conocidas por el gran público, aunque a modo anecdótico destacar que la quinta posición es Rakuten (la Amazon japonesa), patrocinador principal del FC Barcelona.

Por zonas geográficas la diversificación es muy inferior: la mayoría del fondo son empresas de Estados Unidos (68,60%), si bien es algo lógico teniendo en cuenta la cultura financiero-tecnológica que hay en Norteamérica. Asia con un 10,90% “solo” es la tercera y última posición (la segunda es Europa con un 20,50%), si bien es cierto que en el último informe se anuncia que incrementarán posiciones en este continente durante lo que falta de 2018 y en los años siguientes. El motivo que esgrimen los gestores es que esperan que Asia se convierta “en el centro Fintech del mundo”, principalmente por China, Singapur e India.

Historial de Robeco Global FinTech Equities

Uno de los aspectos a tener en cuenta para valorar un fondo es su historial: rentabilidades, máximas pérdidas alcanzadas o volatilidad son puntos a analizar. En este sentido, desgraciadamente, tenemos pocos datos ya que el fondo es relativamente nuevo: se lanzó el 17 de noviembre de 2018.

En el siguiente gráfico, extraído de la plataforma Visual Chart se puede ver la evolución durante estos meses del fondo:

Rentabilidad de Robeco Global Fintech

En este gráfico se compara el fondo con el Nasdaq 100, índice bursátil tecnológico más conocido, si bien no se puede decir que sea un índice de empresas Fintech.

Se aprecia cómo, durante estos primeros meses del fondo, ha conseguido más rentabilidad que el Nasdaq 100, siendo éste uno de los índices más exitosos del mundo en los últimos años. A modo de ejemplo se ha insertado también el Ibex 35 (índice de la bolsa española) que durante el mismo periodo ha perdido un 8% de rentabilidad mientras que el fondo ha ganado un 14%.

¿Cómo invertir en este fondo de inversión en fintech?

Aunque parezca complicado invertir en este fondo es muy fácil: basta acudir a una entidad que ofrezca arquitectura abierta sin límites de cantidad (las hay que solo la ofrecen a sus clientes de banca privada). La comisión de compra y/o custodia que aplica el comercializador suele ser baja (asimilable a la de la operativa con acciones) o incluso nula y el fondo por su cuenta no incorpora comisión de compra ni venta. La comisión de gestión es del 1,50% y, aunque es baja para el tipo de fondo, es poco relevante porque siempre se integra este coste en la rentabilidad (en el gráfico anterior ya viene descontada).

En definitiva se trata de un buen instrumento para invertir en Fintech de forma muy accesible y líquida, pero siempre hay que tener en cuenta que existen riesgos y aún siendo una inversión con miras a largo plazo no debería pesar demasiado en la cartera de un inversor medio.

En breve podréis leer el análisis de muchos otros fondos de inversión en mi nueva web Corredor de Fondos.