Préstamos crowdfunding para empresas

El mundo de la financiación empresarial está en plena efervescencia de ideas. La incorporación de nuevas tecnologías en los procesos de solicitud, análisis y concesión de los préstamos personales ha sido uno de los sucesos de mayor desarrollo en estos últimos años en el campo de la financiación. De hecho, ha sido esta expansión, con el surgimiento de nuevos prestamistas y la creación y mejora de multitud de ofertas, la causa de la creación del término “fintech”, que es una contracción de las palabras anglosajonas finance y technology, y que se usa para referirse a los servicios o entidades que las utilizan para diseñar sus productos.

Los préstamos crowdfunding son un tipo de financiación fintech cuya naturaleza básicamente consiste en que una multitud de prestamistas se ponen de acuerdo, gracias a una plataforma online de crowdfunding o plataforma de financiación participativa, para prestar dinero a un prestamista individual, que puede ser una persona física o jurídica. Si el prestatario es una persona física, estaremos hablando de préstamos crowdfunding para empresas.

Hemos pasado en tiempo récord de la obligación de tener una cierta antigüedad con la entidad financiera, acudir a la oficina, rellenar todos los formularios, entregar un sinfín de documentación y esperar incluso varias semanas a escuchar una respuesta, a poder solicitar y obtener ese mismo préstamo sin salir de casa, en un tiempo extremadamente breve y sin apenas papeleo.

Lo mejor de todo es que en este entorno podemos decir que se cumple la premisa de que una buena idea se vende sola. Si contamos con un proyecto innovador, interesante o rentable para los inversores, no será difícil conseguir que una comunidad fuerte y numerosa que apoye económicamente el proyecto. En el mundo del crowdfunding, es más importante contar con una idea potente que con una red amplia de contactos, ya que éstos los tiene la plataforma escogida para exponer nuestro proyecto.

Préstamos crowdfunding para empresas

Dentro de estas nuevas formas de financiación, el crowdlending se encuentra entre las que más han crecido en nuestro país. Esta fórmula de financiación de proyectos y empresas consiste en un préstamo privado entre partes que se instrumenta a través de las plataformas de crowdlending, con la particularidad de que los prestamistas son una gran comunidad de ahorradores o inversores que deciden apoyar la iniciativa. Las condiciones sobre las que se instrumenta el préstamo se establecen en base a una subasta de tipos de interés o en función del riesgo estimado de la operación a través de los análisis que las plataformas realizan. De esta forma, tomando como punto de partida el tipo de interés mínimo y máximo y la cantidad a solicitar, así como los plazos de devolución se instrumenta el préstamo.

Los préstamos crowdfunding para empresas o crowdlending empresarial son una alternativa o complemento al crédito bancario tradicional que ayuda a las empresas a ampliar sus alternativas financieras.

Una vez aprobado y en marcha el préstamo, se pagan, como es lógico, cuotas periódicas comprensivas de capital e intereses. La plataforma de crowdfunding de préstamo, que debe estar dada de alta como plataforma de financiación participativa en la CNMV, se encarga de gestionar los contratos y administrar los pagos y cobros, siendo, por tanto, una mera intermediaria entre muchos prestamistas y un prestatario.

Crowdfunding de capital

Otra modalidad de crowdfunding empresarial es el crowdfunding de capital o equity crowdfunding. El cual se configura como un tipo de financiación que permite a empresas y emprendedores conseguir dinero de multitud de inversores dispuestos a arriesgar su dinero en el proyecto o negocio, a cambio de acciones o participaciones de la empresa. Podríamos decir que sería como un préstamo crowdfunding que no se devuelve mediante cuotas, sino mediante la rentabilidad que pueden ofrecer los dividendos futuros y el aumento de valor de la sociedad prestataria.

Sin embargo, no todo son ventajas a la hora de obtener financiación por este sistema, los requisitos para obtener la financiación son muy estrictos para asegurar los mejores resultados para ambas partes. Hay que tener en cuenta que, de cara al inversor, la operación no está exenta de riesgos, de hecho, todas las plataformas de crowdlending siempre avisarán al inversor de que se trata de operaciones que pueden tener un alto riesgo.

El crowdfunding de capital es una forma de conseguir financiación de una colectividad de microsocios dispuestos a arriesgar su dinero, a cambio de potenciales ingresos futuros por dividendos y revalorización de la empresa.

Aun así, la alternativa ofrece una serie de ventajas frente a las limitaciones y altos costes que suponen para empresas y emprendedores acudir a entidades financieras tradicionales para solicitar un préstamo:

  • El inversor tiene la oportunidad de conocer más de cerca el uso que se dará al dinero aportado en el préstamo, con la ventaja de que puede obtener mayor rentabilidad. De hecho, gracias a un mejor uso de la información, se puede mejorar y ajustar a cada necesidad el préstamo solicitado, de modo que se pueden ajustar fácilmente las condiciones de devolución del préstamo, como el plazo de devolución o la cuantía de las cuotas.
  • Las empresas han encontrado una vía más rápida para la obtención de financiación vía préstamos ya que todo se desarrolla online. El uso del Big Data permite que podamos conseguir préstamos personales en una entidad incluso si no somos clientes. Simplemente entregando un extracto bancario de la entidad donde somos clientes o vinculando nuestra cuenta para que tengan acceso a la información de nuestros movimientos podrán evaluar si nos concederán o no los préstamos personales. Esta mecánica se traduce en mayor agilidad y facilidad, ya que la tramitación online y la respuesta casi inmediata significan una mejora indudable para el cliente.
  • Las plataformas de crowdlending ofrecen garantías a los inversores ya que para que un proyecto pueda buscar financiación a través de una de estas plataformas será necesario que los promotores de proyectos muestren una capacidad de hacer frente a los pagos.
  • Permite una mayor transparencia ya que para este tipo de préstamos no se establecen comisiones ni costes adicionales o venta de otros productos vinculados a la entidad.
  • Un aspecto muy interesante de cara a la empresa es que estos préstamos no computan en el CIRBE. Los datos que se analizan son pautas de consumo, historial de solvencia o movimientos bancarios del perceptor del préstamo. Como contrapartida se puede decir que, si bien se abre la puerta de la financiación a sujetos con algún problema de solvencia en su historial, eso no ayuda a que los tipos de interés del crédito sean precisamente bajos.

Alternativas de financiación empresarial fintech que puedes comparar y analizar en el primer comparador de empresas tecnofinancieras: Enfintech.