Banco Sabadell y Amazon Pay

No es ningún secreto que Amazon, al ser la mayor tienda online del mundo, se ha convertido también en un gestor de medios de pago para sus clientes de primer orden, sobre todo tras la creación de Amazon Pay y la consolidación del programa Prime. Pasos que pueden acabar llevándole a ser un completo Amazon Bank en un futuro.

De hecho, el tema de los medios de pago se ha convertido en uno de los principales campos de batalla de la actualidad en la banca. El ofrecer más facilidades a los clientes para que éstos puedan realizar sus pagos, sobre todo en el campo de las compras online, puede marcar las diferencias para para ser el banco elegido por el consumidor. Además, es el segmento de negocio en el que se pueden aplicar más comisiones, con lo que, no solo se gana en volumen, sino también en rentabilidad. Esta es la razón por la que bancos tradicionales estén ampliando horizontes e integrando en sus medios de pago nuevas plataformas y operadores.

Y esto es precisamente lo que ha hecho el Banco Sabadell, que acaba de convertirse en el primer banco europeo en firmar un acuerdo con Amazon Pay (a excepción de unas pruebas realizadas por el banco italiano Sella).

En 2017, la empresa de comercio electrónico lanzó “Pay with Amazon” en Francia, Italia y España. Se trata de un servicio parecido al de PayPal que permite a los usuarios pagar por compras que no hicieron en Amazon, incluidos servicios del gobierno, seguros y viajes, pero que mejora al del otro gigante de los medios de pago electrónico añadiendo un plus de comodidad para el usuario.

La principal ventaja provino por simplificar el proceso de compra en una web al no tener que facilitar cada vez los datos personales. En las tiendas online donde esté habilitado, es suficiente con pulsar el botón de Amazon Pay e identificarse con la cuenta de Amazon para realizar el pago. Automáticamente, el servicio de Amazon Pay se encarga de que no haya que facilitar ningún dato adicional a la web donde se esté comprando. En la cuenta de Amazon ya están registrados los datos del usuario, así como las posibles direcciones de envío (entre las cuales se puede elegir si hubiese varias).

De esta manera, la integración de Amazon Pay en el esquema de medios de pago del Banco Sabadell constituye un salto cualitativo en sus servicios “ofreciendo la mayor diversidad de alternativas de cobro para que los compradores paguen con sus sistemas de pago habitual o preferido”, según la entidad.

Según Francesc Fajula (Girona, 1971) director del Open Innovation del Banco Sabadell, Google o Amazon no tienen mucho interés en ser un banco. La explicación sería porque la banca es una industria con unos márgenes bajos además de un sector muy maduro. A estas empresas lo que les interesa son los datos de la información financiera.

Así, aunque es un hecho que Amazon desea desembarcar en el mercado bancario, no lo hará seguramente repitiendo el esquema de la banca tradicional. Para ellos, la combinación entre plataforma de comercio online y los servicios bancarios que pueden ofrecer sin entrar en el mercado de la banca tradicional (medios de pago, programas de puntos por compras realizadas, intereses atractivos para compras a crédito, etc.) pueden verse coronados con acuerdos con entidades bancarias tradicionales, como este con el Sabadell.

Mediante este acuerdo Amazon consigue entrar en el mercado de la banca tradicional, lo que en la mente del consumidor consagra la idea de que Amazon ha llegado para quedarse y, además, es mucho más que una tienda online. Y el banco de Sabadell consolida su liderazgo en comercio electrónico, ya que accedería a los 12 millones de clientes de Amazon, que se estima que tiene esta empresa en España, aprovechando la confianza que la marca Amazon genera.

De hecho, el Sabadell es, seguido por CaixaBank, el banco español que más clientes de comercio electrónico tiene: unos 30.000, lo que supone una cuota de mercado del 20%. Esto significó transacciones por valor de 4.000 millones de euros el año pasado. El objetivo, según el Sabadell, es llegar a varios millones el número de clientes de comercio electrónico, gracias a este acuerdo.

Sólo el tiempo dirá si Amazon, con millones de clientes, trillones de datos, acceso a capital barato y un margen de maniobra aparentemente ilimitado no acaba fagocitando a sus socios colaboradores en el negocio bancario. No hay que olvidar que sería el tercer banco del mundo por volumen de negocio, siendo una empresa cuyo valor es casi el 65% del PIB de nuestro país.