Libra de Facebook

Las grandes empresas de tecnología siguen avanzando para rentabilizar su principal logro: la gran masa de seguidores que han atesorado durante muchos años. Su gran poder no solo está en conseguir ingresos por publicidad en sus redes o sistemas de mensajería (algo que va a hacer WhatsApp próximamente introduciendo anuncios), sino en trasladar a esos seguidores, muchos de ellos de gran fidelidad, toda una serie de gama de productos y servicios, entre los que destacarán los financieros.

Entre los productos fintech ya estamos viendo tarjetas de crédito o préstamos de la mano de Amazon, Google o Apple, pero otro gigante, Facebook, ha decidido dar un paso muy distinto en el mundo de las finanzas creando su propia criptomoneda, Libra. Una estrategia muy diferente y novedosa, pero con consideraciones importantes a tener en cuenta. ¿Pasos de gigante hacía un nuevo Facebook Bank?

Qué es Libra y como funciona

Libra nace como un instrumento de pago para los 2.700 millones de usuarios registrados en Facebook. Es una criptomoneda que permitirá hacer transacciones inmediatas y sin intermediarios, basándose en blockchain, y por tanto reduciendo costes, con lo cual beneficia al consumidor. También busca que su cotización sea más estable que el bitcoin y otras criptomonedas; para eso su valor dependerá de la evolución de una cesta de divisas internacionales entre las que destacará el dólar y el euro, ya que entre ambas suponen tres cuartas partes del total de reservas de divisas del mundo. Pero este aspecto de basarse en una cesta de divisas también genera algún peligro que analizaremos.

Si Facebook, una de las empresas más importantes del mundo, ya supone un respaldo a la nueva divisa, lo es más saber que entre las 28 grandes compañías que controlarán la libra a través de la Libra Asocciation, con base en Suiza, están otros gigantes como Visa, MasterCard, Vodafone, Paypal, Spotify o Uber.

Su funcionamiento es sencillo: todos los usuarios de Facebook, cuando lo deseen, podrán adquirir Libras al tipo de cambio que en ese momento cotice. Estos euros, por ejemplo, que has cambiado por Libras quedarán depositados como respaldo. Ya con tus Libras en tu monedero o cartera virtual, podrás realizar pagos de los productos y servicios que acepten esta criptomoneda. Para ello, otra filial de Facebook, Calibra gestionará las transacciones que podrán ser no solo entre particular y empresa (BTC), también entre empresas (BTB) e incluso pagos entre consumidores (CTC). La intención de Facebook es que ya el próximo año esté disponible.

Los puntos en contra de Libra

Pero no todo es positivo en Libra. Lo primero que tiene que tener en cuenta un cliente que elija apostar por una criptomoneda es el riesgo de tipo de cambio. Algunos más bruscos como ha pasado con el bitcoin, que ha tenido alzas muy importantes y por ello se ha convertido en un producto principalmente de inversión más que moneda de cambio, o tener variaciones menores, como promete ser Libra, al calcular su tipo de cambio según la evolución de una cesta de monedas, pero que en todo caso supone un riesgo.

¿Quién controlara el mercado monetario?

Pero precisamente el mayor peligro de Libra y el que está generando más suspicacias, es atesorar como moneda de respaldo euros y especialmente dólares. Su posible éxito llevaría a que Facebook pueda “almacenar” una cuantía de divisas muy elevada y convertirse en un actor en el mercado financiero muy importante.

Los activos y depósitos que respaldan el valor de Libra estarán denominados en euros y dólares, lo que puede conllevar menos poder a los Bancos Centrales, especialmente de aquellos que tienen que comprar divisas para sostener sus monedas como son los países emergentes o en desarrollo.

¿Acabará la política monetaria supeditada a los intereses de grandes compañías? En pleno debate sobre la injerencia política en la independencia de la política monetaria, introducir un poderoso nuevo actor puede conllevar cambios muy importantes.