Amazon y Cofidis

Amazon parece estar empeñado en salirse de los rígidos corsés que le marca la banca tradicional ofreciendo fórmulas cada vez más flexibles a sus clientes para llevar a cabo sus pagos, en una especie de camino lento pero seguro hasta la final creación de un verdadero Amazon Bank. Esto es algo que ya se viene temiendo la banca tradicional desde hace años, ya que Amazon no oculta su interés por convertirse en un agente a tener en cuenta en el mercado de crédito al consumo y de las transacciones financieras. Tanto es así, que la propia vicegobernadora del Banco de España, Margarita Delgado, ya ha advertido de “riesgos sistémicos” si Facebook o Amazon entran en el negocio bancario sin la debida regulación.

Sin embargo, ya hay movimientos entre tecnológicas y entidades financieras de crédito, como Amazon y Cofidis.

El caso es que recientemente Amazon ha empezado a comercializar dos nuevos sistemas de financiación para sus clientes: la posibilidad de fraccionar pagos o bien la de abrir una línea de crédito. Esto en un momento en el que la banca tradicional comienza a tener problemas para rentabilizar sus operaciones en un contexto europeo de tipos cero.

Fraccionar pagos en Amazon

En lo que se refiere a la primera opción, los clientes podrán pagar sus compras en 4 plazos durante un periodo de 90 días sin intereses. El único coste de la operación es el de una comisión de apertura que oscila entre el 0 y el 2,5% del importe de la compra. Esta financiación está disponible para compras de entre 75  y 1.000 euros. Así, para una operación por un importe máximo 1.000 euros, el cliente deberá pagar una prima de 25 euros, además de la primera cuota en el mismo momento en que la solicitud es aprobada.

Línea de crédito en Amazon

En lo que se refiere a la segunda alternativa, la compañía de comercio electrónico ofrece a sus clientes una línea de crédito (Credit Line) de hasta 3.000 euros a devolver en un máximo de 24 meses con intereses. Por ejemplo, para la financiación máxima (3.000 euros) en un año serían 11 cuotas de 274,36 euros y una residual de 275,20 euros. Es decir, el importe total adeudado sería de 3.293,16 euros (TIN 17,52% y TAE 19%). La concesión de este crédito, explica la tecnológica, depende en exclusiva de Cofidis. “Amazon no decide si se aprueba o no la solicitud”, señalan.

Cómo funciona la financiación de compras en Amazon

En cuanto a la operativa en sí, funciona de la siguiente manera:

A la hora de realizar el pago en la plataforma de la compañía aparece la opción de pago en varios plazos con Paga en 4 o Credit Line. Para utilizar este método de pago, se necesita una tarjeta de pago válida cuya fecha de caducidad sea como mínimo de 4 meses.

Una vez seleccionada la opción, se entra al formulario de Cofidis en el que se solicitará una copia electrónica del documento de. Para el pago con Credit Line, además, se solicita además un certificado de identificación bancaria.

Revisado todo por Cofidis, si todo es correcto, la respuesta es inmediata. Aunque a veces puede ocurrir que se deba realizar alguna verificación adicional, en cuyo caso la respuesta puede demorarse hasta dos días. En el momento en que la solicitud se aprueba, se recibirá un mail informando de ello y otro de confirmación del pedido de Amazon, junto con un calendario de pagos y el cobro de la primera cuota. Si la solicitud apareciera como rechazada, el cliente será redirigido a la página de Amazon para que pueda elegir otro método de pago.

Si hubiese una devolución del pedido total o parcial, será Cofidis la encargada de reajustar las cuotas o, incluso, de devolver el dinero abonado de más en la cuenta vinculada a la tarjeta de pago donde se han realizado los cobros, incluidas las comisiones.

Otro aspecto a tener en cuenta es que estas modalidades de pago están disponibles desde el pasado lunes 23 de septiembre  para compras en Amazon.es exceptuando Cheques regalos de Amazon, compras de productos digitales (música, vídeos, libros de Kindle, descargas de juegos o aplicaciones), productos en preventa o productos sin stock.

El caso es que este es un nuevo paso de Amazon para que sus clientes sustituyan sus servicios financieros. Ya hace casi un año la plataforma lanzó Amazon Recargas, que consiste en un bono por el que los clientes de la plataforma pueden comprar cualquier producto en Amazon sin necesidad de aportar una tarjeta de crédito o débito. Igualmente, Amazon también eliminó la necesidad de tener una cuenta bancaria asociada a las cuentas de usuarios, otra de las condiciones vigentes para comprar. Con ello, la plataforma asestó a la banca el primer gran golpe, eliminando sus productos de la operación de compra en la plataforma.

Amazon Bank, más cerca

Pero el siguiente paso puede ser demoledor. Aunque todavía no está implantado en España, el sistema Amazon PayCode, que lleva unas semanas funcionando en Estados Unidos, permite realizar pagos en efectivo. Los consumidores pueden comprar a través de Amazon y utilizar un código QR que reciben después de seleccionar PayCode durante el pago. Con él, se dispone de 24 horas para acercarse a una oficina de Western Union y pagar el pedido en efectivo. Lo cual supondrá un paso más en la eliminación del intermediario financiero en la operativa del gigante de las ventas norteamericano.