Tendencias fintech del futuro

El fenómeno fintech no es una moda o tendencia pasajera. Tampoco es algo anecdótico, su importancia marcará buena parte del crecimiento económico en los próximos años a la vez que influirá en expandir la inclusión financiera en todo el mundo. Veamos en este artículo las principales tendencias fintech.

La propia estructura de las fintech, apoyadas en las nuevas tecnologías permitirán esta expansión, pero también una mayor cooperación e interrelación entre nuevos negocios, entidades financieras tradicionales e incluso Gobiernos y Organismos Internacionales. El resultado es un cambio de paradigmas clásicos en toda la estructura financiera.

Automatización y relación con el cliente

La Automatización Robótica de Procesos (RPA) es una realidad que ya ha llegado a negocios como la evaluación de préstamos hipotecarios.  A través de un software se encargarán de realizar procesos humanos repetitivos consiguiendo que los recursos de la fuerza de trabajo se puedan destinar a otras tareas.

Pero esta automatización llega también a la relación con los clientes a través de otra tendencia al alza: la Conversational User Interfaces (CUI), o uso de la Inteligencia Artificial para dar respuesta a buena parte de las demandas de los clientes que cada vez prefieren comunicarse más “hablando” que telefónicamente o mandando correos electrónicos.

Ciberseguridad, una prioridad para todos

Los riesgos en seguridad cibernética y protección de datos no reconocen límites con los efectos secundarios que provocan en todos los sectores y países. La cooperación entre gobiernos y empresas crecerá en los próximos años y las fintech serán pioneras en identificar y también en dar soluciones a este riesgo global.

El problema actual es que existe una gran interdependencia tecnológica entre redes, sistemas o procesos dentro del sector financiero, a la vez que existe un riesgo de concentración entre los grandes proveedores de tecnología que podrían amenazar la infraestructura financiera. Las fintech nos permitirá descentralizar procesos y disminuir así los riesgos actuales.

Inclusión financiera: dónde no llegó la banca

El papel de la tecnología va a ser fundamental para universalizar los servicios financieros. Por ejemplo, India lidera a nivel mundial el número de pagos desde móvil, aunque es en el África Subsahariana donde se realizan más este tipo de transacciones por habitante. En África cerca del 10% del PIB en transacciones se produce en dinero móvil, frente al 7% de Asia o solo el 2% de Europa o Norteamérica.

Estos datos desvelan el enorme potencial de las fintech que con sus diferentes soluciones están llegando a todo tipo de grupo de personas de diferentes estratos socioeconómicos.

Digitalización: renovación del modelo tradicional

Si las fintech están permitiendo que el mundo de las finanzas llegue a muchas personas que no tenían acceso al sistema financiero, también está cambiando los esquemas a los grupos que usaban sistemas tradicionales. En estos países, como el nuestro, lo importante es que las administraciones vayan al mismo ritmo que los avances que son muy rápidos gracias a la alta disponibilidad de teléfonos móviles y acceso a Internet. Así, por ejemplo, la modernización de los marcos de la política de datos de la UE ha ayudado a aclarar los derechos y obligaciones que muchos países deben abordar.

Sin embargo, uno de los principales problemas está en las grandes diferencias regionales en la adopción de las finanzas digitales, la prevalencia de los pagos en efectivo y, como ocurre en España la de formas muy clásicas como la cuenta de ahorro son retos importantes si las nuevas empresas quieren consolidarse en segmentos que van desde la inversión a la gestión de pagos.

Una nueva etapa en las monedas digitales

El anuncio del lanzamiento de Libra, la criptomoneda de Facebook, ha supuesto una auténtica revolución con una trascendencia que aún desconocemos. Las monedas digitales no respaldadas por los bancos centrales podrían hacerse realidad  pronto y que incluso sean los propios organismos que regulan la política monetaria los que la lideren estas nuevas divisas para no dejar en manos privadas un excesivo poder.

Las razones principales a favor de la emisión de monedas digitales son la reducción de costes, el aumento de la eficiencia de la implementación de la política monetaria, la lucha contra la competencia de las criptomonedas, la capacidad control del mercado de pagos y ofrecer un instrumento de pago sin riesgo.